Brujas

Este es un relato corto que escribí para la revista online Forbidden Webzine. Las reglas eran que estuviera inspirado en una imagen que el equipo proponía. Nunca había escrito algo tan corto así que intenté probar con algo totalmente dialogado, a ver si así era más fácil. Esto es lo que salió.

 

Imagen de la ilustradora Raki Parra.

Género: Fantasía, Comedia

Número de palabras: 1.012

Lectura recomendada para mayores de 13 años: Incluye lenguaje soez y algunas referencias a los atributos femeninos.

 

ribete fin de parrafo blog arriba

 

–¿Qué es eso?

–No sé. Yo creo que es una rata.

–Claro que no, idiotas, es un gamusino.

–Tú sí que eres idiota, Charly, los gamusinos no existen.

–Eso lo diréis vosotros, pero yo he visto montones de ellos.

–¡Pero no le des con el palo!

–¿Por qué no? Si está muerto.

–¿Creéis que estará bueno?

–En la parrilla todo está bueno. Y si no, con un poco de pimienta se disimula el sabor.

–¿Y de dónde sacamos la pimienta, genio?

–Del jardín trasero de la señora Steven. La mujer está ya vieja y si nos ve podremos correr lo suficientemente rápido antes de que nos coja.

–Pero la señora Steven ya no vive sola. Tiene a su nieta en la casa, la enviaron desde no sé dónde a trabajar con ella, o eso me contó Robert.

–¿Y por qué te fías de este animal? Si no sabe nada y la otra mitad se la inventa.

–¡Oye! ¡Que es cierto! El otro día la vi en su patio mientras espiaba la casa.

–¿Y por qué demonios estabas espiando la casa de la vieja? ¿Es que te gustan mayores, Robert?

–Claro que no, idiota, pero tenía una cesta de manzanas recién cogidas…

–Seguro que sabían a limones.

–Tu culo sí que sabe a limones.

–Venga, no peleéis. Aún quiero saber qué pasa con esa chica, Robert.

–¿No íbamos a robarle pimienta?

–El problema es que esa chica tiene unos muslos como troncos, nos podría matar de una patada, y alcanzarnos en dos zancadas. Y tiene un culo… un culo enorme, como así de grande.

–Te lo estás inventando otra vez…

–¡Que no! Tiene unos melones como dos veces tu cabeza.

–No me lo creo, animal. Eso tendré que verlo.

–¡Pues vamos a su casa y verás que tengo razón!

–Iré, pero solo porque quiero esa pimienta.

–Su pimienta es la mejor del pueblo, así que si hay que robar una, mejor la suya.

–Bueno, su campo también es el más rosado. Eso querrá decir algo.

–Yo creo que es una bruja. ¿Cómo si no iban a crecerle las plantas tan bien?

–¿Entonces su nieta también es una bruja?

–Pues claro, idiota. Las brujas tienen hijas brujas. Les enseñan todas sus pócimas y luego se comen a los niños como nosotros.

–¿Entonces cómo nos vamos a acercar a su casa? ¿Y si nos coge?

–¡Pero si es una vieja!

–¿Y la otra? La nieta.

–Podemos escondernos de ella. Además, aún es demasiado joven para conducir escoba, ¡seguro que corremos más!

–¿Pero qué nos hará si nos coge? No sé si quiero ir…

–No seas gallina.

–A los niños los coge y los encierra. Los alimenta hasta que se ponen gordos y se los come.

–¡No quiero que me coma una bruja, Charly!

–A los jóvenes más mayores les engaña para tener más hijas brujas.

–¿Y si tiene un hijo?

–Se lo come también.

–¡No quiero ir a esa casa!

–No seas miedica, hombre. Mira, ahí está.

–Parece que no hay nadie fuera.

–Nos podemos subir a ese árbol. Lo he hecho otras veces y se ve casi toda la casa.

–Por una vez has tenido una buena idea, Robert.

–¿Seguro que no nos va a ver desde ahí arriba?

–Deja de quejarte, inútil. Sube aquí, dame la mano.

–¿Veis? Toda la casa.

–¡Hala! ¿Veis eso?

–Es ella, es ella… ¡Os lo dije!

–¿Y por qué se da el baño en el jardín?

–Pues porque hace mucho calor para hacerlo dentro, ¿no? Mejor para nosotros.

–¿Y no nos echará un embrujo si nos pilla mirándola?

–¿Y por qué mejor no te callas y así seguro que no nos pilla, eh, genio?

–¿Habéis visto qué domingas? Os dije que las tenía enormes.

–¿Y el pelo morado? Nunca había visto a nadie con el pelo así.

–Eso es porque es una bruja.

–No, de la gran ciudad. He oído que allí tienen todos los pelos de colores.

–Eso no puede ser verdad. Serían todas brujas.

–Tiene la piel muy bonita.

–¿Qué dices, maricón? ¿A dónde estás mirando?

–Así morena la verdad es que está muy buena. ¿Serán todas las chicas de la ciudad así?

–Dirás todas las brujas.

–Siendo tan guapa no puede ser una bruja. Tiene las tetas súper redondas. Eso sí que me lo comería, no un gamusino muerto.

–Las brujas jóvenes son guapas para atraer a los hombres. Las viejas solo cuecen lo que se ha cazado.

–No puede ser. Tiene el culo muy grande para ser una bruja.

–¿Y eso qué tiene que ver?

–Pues que no le cabrá en la escoba, idiota.

–Pero es de la ciudad. Seguro que en las tiendas hay escobas de todos los tamaños.

–No creo que las brujas tengan tiendas. El resto de gente las encontraría.

–Puede que por eso se haya mudado al pueblo. ¿Por qué si no alguien iba a dejar la ciudad para venir a este pantano rosado?

–Yo creo que a las brujas les gusta el rosa.

–A mí también me gusta el rosa. El de sus pezones, quiero decir. Seguro que saben a fresa.

–Si todo lo rosa supiera a fresa la hierba también sabría a fresa, idiota. Estaríamos comiendo hierba y no aquí muriéndonos de hambre.

–Yo podría comerme sus pezones.

–Si seguís hablando así será ella la que nos coma a nosotros.

–Creo que nos ha oído, está saliendo.

–¿Y eso? Tiene un montón de pelo ahí.

–Todas las chicas lo tienen.

–Eso es mentira, Charly. La hija del herrero no lo tiene.

–Eso es porque es una puta, Tony me lo dijo. Pero las brujas sí que tienen pelo, de cuando se transforman en gatos…

–¡Calla, calla! ¡Está viniendo!

–Baja del puto árbol, ¡corre!

–¡No me da tiempo! ¡Nos va a coger!

–Salta, inútil, ¡salta!

–¡Me voy a matar desde aquí!

–¡Que saltes!

–¡No me empuj…!

–Joder, Robert, lo has matado.

–Pues caeremos en blando. No voy a dejar que me coma la bruja esa.

–No tendríamos que haber venido, esto pasa por no creerme.

–Nadie lo va a echar de menos. ¡Y corre antes de que nos alcance!

 

ribete fin de parrafo blog abajo

Nerea Luray, agosto 2013
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s