Las aventuras de Yen – 4

Cuarta entrega de mi relato por fascículos donde vosotros elegís el destino de nuestra protagonista al más puro estilo “elige tu propia aventura”. Yen, una joven mercenaria, viaja a través del bosque para cumplir uno de los peores trabajos de su vida cuando unas escaleras se abren frente a ella en mitad de un claro, invitándola a bajar.

Cada dos semanas se publicará (simultáneamente aquí y en mi Patreon) un nuevo fragmento de la historia, y desde cada entrega hasta una semana después de su salida, mis mecenas de Patreon podrán elegir cuál será el destino de Yen votando en una encuesta con cuatro posibles opciones. No dudes en apuntarte si quieres ser uno de los dueños del destino de Yen.

 

Las aventuras de Yen – 4

Con las prisas que la voz le había dado, Yen no quería entretenerse más. Sin saber cómo, llegó a la conclusión de que bajar por las escaleras era lo más sensato, que si pronto se hacía de noche, al menos estaría a cubierto. Echó una última mirada a su alrededor antes de ajustarse la mochila y empezar a bajar con cuidado hacia la oscuridad.

No tardaron ni dos segundos en aparecer unos fuegos flotantes junto a las paredes, de un tono azulado que le daban al lugar un toque fantasmagórico. Distraída con ello, Yen no se percató de que la entrada al misterioso sótano desaparecía tras ella sin dejar rastro.

Se debatió durante unos segundos en si llamar a alguien en la penumbra, pero se contuvo al final. Sus pasos apenas sonaban en la tierra y apenas oía nada más que su propia respiración.

No estuvo ni dos minutos andando cuando una luz cálida apareció sin previo aviso ante sus ojos. Era como la luz de un fuego, de un hogar, saliendo de una puerta que se había abierto en lo que dura un parpadeo. De la puerta también salía un olor a hierbas e incienso que confundió a la joven mercenaria.

–¿Hola? –Se atrevió a preguntar esta vez–. ¿Hay alguien en… casa? –Preguntó sin estar segura de si aquello que había al otro lado era la morada de alguien o no.

Pero no se equivocaba.

–Adelante, adelante –le contestó la misma voz que le había hablado en el claro, pero mucho menos estridente y algo menos ilocalizable.

Yen atravesó el umbral, e igual que la apertura del claro, aquella puerta mágica se cerró de golpe sin hacer ningún sonido, igual que había aparecido.

En la claridad de la luz que provenía del fuego de la cocina y de algunas velas que había en la habitación, además de la escasa que entraba por las ventanas, Yen reconoció lo que sin duda era la casa de una bruja. Tenía una estructura circular, con paredes y techo de barro, toda decorada con plantas, animales disecados, tarros con inquietantes contenidos, muebles viejos, un olor intenso a bosque y magia, y por supuesto, la bruja removiendo el contenido de un caldero que había sobre el fuego.

Aquella mujer parecía tener un millón de años, con la cara y las manos huesudas, la ropa vieja, gris y roída, llena de retales, la voz aguda y las uñas sucias. Su cara estaba marcada con arrugas y manchas, y apenas tenía ya pelo en la cabeza que poderse peinar.

Yen apretó los labios y pensó en las palabras que decir a continuación, pero la bruja, gracias a los cielos, se le adelantó.

–¿Ha ido bien tu paseo por el bosque? –Preguntó con una sonrisa con escasos dientes amarillos–. ¿Has traído la comida?

–Ah… bueno… El paseo bien… –respondió Yen algo dubitativa.

Se preguntaba por qué aquella mujer necesitaba comida en mitad de un bosque, sobre todo siendo una bruja. ¿Por qué quería la suya? ¿Estaba siquiera en casa de la auténtica bruja o era un engaño? Algo le parecía sospechoso.

Nerea Luray, julio 2017

Vota lo que ocurrirá a continuación en mi página de Patreon hasta el día 6 de agosto. La siguiente entrega se publicará el 3 de septiembre.

Entrega 3 <<      >> Entrega 5

Índice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s